04 febrero, 2008

Y...

Y vimos luciérnagas de colores, e hicieron un arcoíris nocturno.

Y caían estrellas de menta que se entrellaban en el suelo de acitrón.

Y la seda se volvió de caramelo, y tu pelo de algodón de azúcar.
Y tus labios cual rojas cerezas esperaban que te alcazara en un sueño, para poder disfrutar que aquella dulce vida.

7 comentarios:

Don Rul dijo...

:)
¡Muy dulce! Me gusta que uses metáforas poco comunes como las estrellas de menta. Esas son las que sorprenden y atrapan.
Y sí, se lee mucho mejor sin el cambio de fuente. :D
Chidísimo. Síguele.

Ashanti dijo...

a mi me gustaban los cambios de fuentes le dabas enfasis a las palabras clave :D

Gracias por todo! Aún dandole lucha al virus :P

Mis virus, mis anticuerpos y yo te queremos! :P

[fa] dijo...

¡Lo dulce, acaramelado y chocolatoso se apodera de nosotros!

*Caleidoscópica dijo...

ay sí, pero es que la vida nos está mostrando esa etapa :P

Efímera dijo...

O estas muy creativa ultimamente o no has tenido mucho que hacer.

Por cierto, si lo primero dio paso a lo segundo, la creatividad se te ira acabando mañana jojo .

*Caleidoscópica dijo...

estemm... antes de que se agote mi etapa creativa, como dice efímera, ahí va mi último post antes de regresar a la rutina ¬¬

Raúl Ernesto dijo...

y el sudor de tu piel me parecía miel.
y...
y...