12 mayo, 2008

Hasta mi alma está acalorada.

5 comentarios:

Raúl Ernesto dijo...

En uno de etos días la gente se empezará a derretir como si fueran de cera...
Ya no quiero vivir en este pinche horno : S

Nitta Gio Sayuri dijo...

Afortunadamente en mi puerto ya llovió (aunque sea poquito).

Pero que ya se termine el calor!!

Vero Landher dijo...

43° C a la sombra en Balancán...

O_O

MentesSueltas dijo...

Bendito sentimiento... me gusto.

Te abrazo desde el otoño de Buenos Aires.

MentesSueltas

Ashanti dijo...

y yo con salpullido :S