22 abril, 2010

Instrucciones para revivir el “en mis tiempos”

Qué va de esos tiempos en que esperábamos con ansias que diera la hora para salir a jugar. Siempre apurabas tus quehaceres diarios que consistían en; comer, levantar tus platos, lavarte los dientes, hacer la tarea y cambiarte para salir a jugar.
Bendita hora de juego, no la cambiábamos por nada, era lo más cercano a la independencia. Ahí nadie te molestaba porque no tendieras tu cama, por haber sacado 6 en matemáticas o por no recoger tus zapatos. Ahí todo era emoción.
nunca estabas seguro de qué se jugaría esa tarde, lo que sí sabías era que perderla era imperdonable. Aquellas tardes en que tenías que acompañar al súper a tu mamá o tenías que ir al dentista eran eternas, y el tiempo se pasaba más lento. En esos momentos tu mente estaba en la calle, donde sabías que ya estaba aguardando tus amigos para que te integraras al juego.
Los juegos no necesitaban una conexión a internet; sólo una pelota, un bote, un gis o mucha imaginación.
Qué va de eso al ahora. La añoranza de aquellos tiempos nos hace pensar que irremediablemente ya estamos creciditos, que podemos ver a las nuevas generaciones y recordar a la distancia cómo se hacía las cosas en “nuestros tiempos”, frase que cuando la escuchábamos la relacionábamos con las personas mayores, aquellos que no entendían nuestro presente. Hoy somos esas personas mayores, aquellas que todavía no comprendemos cómo se puede preferir la tecnología a la interacción humana. Quizás algún día lo lleguemos a entender, o quizás no, lo más seguro es que en ocasiones se nos salga de la boca esa frase impensable “en mis tiempos”.
Como ya estoy resignada que la brecha generacional ya ha sido bastante amplia, tras una plática bastante fructífera con mi amado novio y mi cuñada, llegué a la idea de hacer una recopilación de aquellos juegos que, al menos en mi infancia, fueron los causantes de muchos moretones, raspones, caídas, gripes y hasta llantos (cuando la caída era muy fuerte) pero eso sí, de muchas horas de diversión.

Los listones.
Integrantes: de preferencia más de 5
Roles: la vieja Inés, el vendedor y los listones de colores.
Instrucciones: alguien del grupo se encargará de ser el vendedor de los listones de colores, puede irse rotando al que vaya llegando a salvo.
Alguien va a ser la vieja Inés, quien se encargará de ir a comprar un listón del color que ella (o él) elija.
Los colores son los integrantes restantes, ellos escogerán un color que sólo sabrán entre ellos, para evitar la confusión.
La vieja Inés pedirá un color al vendedor y éste, que también sabrá qué color de listón es cada integrante dirá si hay o no hay. En caso de adivinar el color de algún listón, éste automáticamente saldrá corriendo. La vieja Inés, con todo y sus años, saldrá corriendo para poder atrapar al listón que se le escapó. Si lográ atraparlo, el listón en automático se convierte en la vieja Inés y se retoma la mecánica del juego.
El juego se canta así:
Toc, toc,
¿Quién es?
La vieja Inés
¿Qué quería?
Un listón
¿de qué color?
Rosa
No hay…
Verde
Tampoco hay
Azul…
(en caso que haya azul, que Dios lo ayude para que no lo atrape)

5 comentarios:

Vero Landher dijo...

V23:Qué brecha generacional ni que las hilachas! Estamos rejovencitos!

H04: Tía, vienes a jugar conmigo en la computadora.

Viejísimade23: O.o! Este... u.u Dónde quedo "La tamalada" "El Perro Policía" "Ahí viene el Lobo" "Escondite" y todos los Deportes? :(

DuNa dijo...

asu!!!! recuerdo ese juego, era tan padre cuando no te atrapaban te sentias como pavo real aaaaaaah que tiempos aquellos, son entrañables!!!!

alguna vez jugaste: a la rubi rubi que se nos venga fulano =P

ash!!! me dieron ganas de jugar! ñ.ñ

Aki dijo...

querida casacelis:

que divertido! yo quiero jugar a los listones, nos vemos a la salida para jugar!

y vaya que si, los niños de hoy ya no conocen los juegos conlos que crecimos, no saben lo que se siente rasparse las rodillas y levantarte y seguir jugando, ahora todo es tec.

mi hermana es mas pequeña que yo por 4 años y me llama exagerada al decir "en mis tiempos" pero cuatro años es una gran brecha tecnologica,
tendremos que seguir añorando los juegos con los que crecimos.

besos

Anónimo dijo...

Hola, muy interesante el post, felicitaciones desde Panama!

Anónimo dijo...

Muchos saludos, muy interesante el articulo, espero que sigas actualizandolo!