27 octubre, 2007

con poco que poder contar

Son días insípidos que anicipan mi caída. Voces que gritan que lo estoy haciendo mal, que no siga, que no puedo merecer nada bueno.
Debo suprimir el pensamiento, debo hacerle caso al movimiento, total éste no existe, sólo es un cúmulo de imágenes que se pueden editar.
Ahora las palabras se esconden de mi, como si no quisieran que yo las pronunciara, por eso me retiro a mi isla, a tratar de que la caída no sea tan dolorosa.

1 comentario:

you know who i am dijo...

en realidad crees que lo estás haciendo mal? que mal enterarme de eso.
suprimir el pensamiento es absolutamente imposible.
que cosa no puedes pronunciar?
y la caída será dolorosa en donde sea.