21 octubre, 2007

Entre Dichos y Refranes

“No hay refrán que no sea verdadero.” Eso decía sabiamente Don Quijote de la mancha, y qué razón tenía. Los refranes, son la poesía popular, representan la sabiduría del pueblo y hablan de una tradición oral que tiene sus raíces en la cultura de una sociedad.
Dicen que más sabe el diablo por viejo que por diablo, y es por eso que los refranes son sabios, surgieron a la par del hombre civilizado y cuentan experiencias que sirven de enseñanzas cotidianas. Hacer una compilación con todos los que existen sería imposible, hay quienes han tratado de contenerlos en algunos libros o antologías, pero cada pueblo tiene su modo de aplicarlos y de decirlos, y aunque sólo cambian palabras, esas poseen un ritmo específico que hablan del lugar donde es usado.
Un refrán encierra conocimientos profundos de las sociedades en las que son usados, y son las expresiones que la gente utiliza comúnmente para dar alguna lección, advertencia, consejo o simplemente para burla.
Son tan ricos estos refranes, que en su metáfora podemos encontrar soluciones a problemas comunes y a algunos complicados, y aunque a lo mejor nunca le hemos visto los colmillos a un caballo, sabemos que si es regalado, esto es impropio. Refiriéndose a que no debemos ser exigentes con las cosas que no nos cuestan trabajo ni esfuerzo.
Entendemos también que no todas las cosas pueden ser contenidas en un jarrito, sin embargo nos dice que si somos organizados y ordenados, nos ahorraremos muchos problemas.
En fin, cómo dijera el Chapulín Colorado: el que mucho abarca…tapa el pozo. No, espera. El niño ahogado… ¿poco aprieta?… Bueno, la idea es esa. Nuestra vida está llena de dichos y refranes que reconocemos y que no representan demasiado esfuerzo mental para ser entendidos, ahí radica su éxito e inclusión en la cultura popular, así que es mejor termino, porque más vale decir; aquí corrió, que aquí cayó.
*Karely Hernández
Diario Presente. 14/10/2007

1 comentario:

Ashanti dijo...

En mi clase de teorías de la traducción alguna vez comentamos que los refranes no pueden ser traducidos, que son como los idiolectos.
Sin embargo tengo un libro que se llama “101 proverbi della lingua italiana” donde los refranes son muy parecidos a los que comúnmente conocemos, ejemplos:

“Patti chiari, amicizia lunga” (Cuentas claras, amistades largas)

“Gallina vecchia fa buon brodo” (Gallina vieja hace buen caldo)

“Il giusto paga per il peccatore” (El justo paga por el pecador)

“Can che abbaia non morde”
(Perro que ladra no muerde)

“Chi cerca trova”
(Quien busca encuentra)

“Ride bene chi ride ultimo”
(El que ríe último, ríe mejor)

Debo pensar que los refranes han sido milenarios en cualquier idioma y dicen “más sabe el diablo por viejo que por diablo”.
¿El diablo los habrá inventado?