09 octubre, 2007

Frankenstein

En el cine de terror, muchas películas han marcado historia, unas por su trama que nos mantienen al filo de la butaca, y otras por la riqueza de sus personajes que se quedan en la mente de las personas para convertirse en leyendas.
Es james Whale es responsable de llevar a la pantalla, uno de las más grandes íconos de terror, Frankenstein. El cual se atreve a arriesgarse y contar la historia escrita por Mary Shelley.

La trama de la película cuenta que un estudiante llamado Victor Frankenstein, en su demencia se encierra en una torre con el objetivo de crear vida a toda costa. Debido a sus avanzados conocimientos y su obsesión por ser Dios, éste crea un ser tomando partes de otros cuerpos, el resultado; una criatura que causa pavor y a la vez compasión. La criatura es interpretada por Boris Karloff. Con una mirada conmovedora, y unos zapatos enormes, este personaje logra trascender en la escena cinematográfica.
Los elementos de continuidad en la película son malos, ya que se puede identificar fácilmente el corte de las escenas, sin embargo puede resultar gracioso y refrescante comparado a la tecnología de las películas actuales. La escenografía es deficiente, el cielo se ve pintado y los truenos se antojan falsos, sin embargo, es la idea de transportarte a los años 30, lo que hace mágica a la película. Otro de los datos curiosos es el hecho de que el monstruo no se llama Frankenstein, su creador sí, y a pesar de eso, es el nombre con el que identificamos a la criatura, la cual no es verde, ya que la película era en blanco y negro.


*26/08/2007 Diaro Presente,
Karely Hernández.

2 comentarios:

Misael Sámano-Vargas dijo...

Aaah. La película de Frankenstein, jamás la había visto hasta hace un par de meses. Me pareció de lo más naive, a pesar de ser catalogada por algunos como una de las más grandes películas de terror. Es de humor involuntario la escena donde juega con la niña, situación que es parodiada por Mel Brooks en su sutil y sublime "Young Frankenstein". Eso sí, la aportación a la cultura popular es fomidable.

bathory dijo...

execelente reseña

viva Frank!!!!