20 marzo, 2007

La CaNt!MpLoRa

Quién no usó una cantimplora en su paso por la educación primaria o el preescolar, sin embargo para no dar pie a dudas, y que no me refiero al niño que apodaban así, la cantimplora es un frasco que sirve para guardar líquidos.
Originalmente, son hechos de metal para guardar el frío de las bebidas y su uso era comúnmente dado por los soldados, para evitar la deshidratación en las zonas de combate, el frasco plano era recubierto de plástico o cuero y viene con cintas para poder colgarlo en los hombros.
Lo curioso de este práctico artículo, sin duda alguna, es su nombre. Proviene del Catalán “canta i plora” que en español se traduce como “canta y llora” proviniendo del sonido que hace cuando se vacía. Sin embargo, en nuestro lenguaje diario, la conocemos mejor como “cantinflora” y es tan verídico, como aquellos que ya cerca de los treinta, siguen creyendo que se llama así.
La cantimplora, a pesar de que su uso comenzó siendo bélico, es fundamental para los excursionistas y las personas qe atraviesan desiertos y grandes campos, ya que puede ser la diferencia entre la vida y la muerte. ¿Qué porqué es tan útil? Pues por que aparte de que es pequeña, su forma plana, la hace más práctica de llevar.
Aparte de que ha sido objeto de muchas historias y mitos alrededor del mundo, algo así como la lámpara de Aladín, es uno de los más curiosos recuerdos que tenemos de nuestra niñez, o quién no iba a la escuelita a presumir su nueva “cantinflora” del superhéroe o de el personaje favorito, quién no quisiera regresar a esos tiempo dónde lo verdaderamente importante era ver quién llevaba la mejor lonchera y la más bonita cantimplora.
*10/12/2007 Diario Presente,
Karely Hernández

1 comentario:

Princesa Da Lua dijo...

Algunos errorcillos =)

Consejo para que conozcan tu blog:

Firma cada blog por donde pases ;) y te sea interesante. Empezando por el mío =P