03 abril, 2007

LeTras InesPeradas

Justo cuando pierdes la esperanza de que en tu correo electrónico haya algo más que miles y miles de odiosas cadenas, propaganda y alertas de cumpleaños llega algo que le da alma a ese jinete sin cabeza que tengo por mail. Era una carta de una persona que alguna vez llenó mi bandeja de entrada con FW, FW, FW, FW y así hasta el infinito, me dio tanto gusto recibirla, por que a pesar de que el mail es un medio electrónico bien útil para mandar pura pendejada, se puede encontrar una mejor utilidad, digo esto porque es medio frustrante saber que “el camino a la felicidad” te lo han mandado ya, al menos 3 de tus contactos y lo que más te sorprende es que ni se conocen entre sí. Sin embargo, cuando recibes un correo que tenga algo que decir, es una verdadera alegría cibernética. Esas teclas que se oprimen por una razón, que llevan un sentimiento que se busca compartir, bueno... es la onda.
Puede sonar simple y tonto, pero es tanta la monotonía en la que se ha caído en la web, que ya cliqueamos con tanta mecanicidad que está de pensarse. Entramos a chatear en el mensajero con las mismas personas a la que vemos en la escuela, o en el trabajo ¡Que flojera!, ¿por qué lo hacemos? Nos estamos haciendo dependientes a este medio para expresar lo que queremos, o es simple comodidad y es más sencillo escribir que hablar, pues como no soy socióloga, ni antropóloga tal vez no puedo responder esa pregunta, sin embargo, lo que sí veo es que estamos tan en contacto y a la vez no, que ya no buscamos conversaciones profundas, tampoco buscamos mandar por el mail cosas que valgan la pena o cartas que causen una emoción distinta en la otra persona, y en cambio, si le hacemos miserable la vida con tantos gusanos y virus que les mandamos a través de cadenas que piden que ayudemos al niño con elefantitis que viene circulando desde que yo abrí mi cuenta de correo.
En fin, sólo nos queda la resignación de que de vez en cuando recibamos letras inesperadas que nos saquen de este mar de monotonía cibernauta, y si tú eres un mandador compulsivo de FW por favor pide ayuda, algún centro de FWA puede brindarte el apoyo que necesitas. Que esperas, deja de mandar basura y haz que tu vida brille de nuevo.

2 comentarios:

Princesa Da Lua dijo...

¿Qué pasaría si un día llegas a tu casa y te topas con que el cartero dejó algo para tí?

KaReLy* dijo...

wow! eso sería más que increible, hace muchos años que no recibo una carta. De hecho ni conozco a mi cartero :S